Monas de Pascua 2018: del Darth Vader de Jordi Roca al zoo de chocolate de Oriol Balaguer

Monas de Pascua 2018: del Darth Vader de Jordi Roca al zoo de chocolate de Oriol Balaguer

Grandes creadores de la cocina dulce le han dado una vuelta de tuerca al diseño de las tradicionales monas de Pascua. Pervive el tradicional chocolate, pero la imaginación hace que sueñes y comas. Las monas Rocatocha (un huevo blanco con nariz roja) y Helado Oscuro de Jordi Roca en Rocambolesc y el alegre zoo de chocolate (abeja, cerdo, panda…) de Oriol Balaguer son placeres infantiles y adultos también.

El responsable de los postres de El Celler de Can Roca ha reproducido en versión huevo de Pascua el polo helado oscuro que hizo para Rocambolesc, emulando el lado oscuro de Star Wars. La Mona Helado Oscuro es la cabeza de Darth Vader, su casco cincelado en chocolate negro. Cuando se rompe, del interior del malo de La Guerra de las Galaxias aparecen cabecitas doradas (bambolescas), que son bombones de avellana y galleta. 

Y otro polo del catálogo helado de Rocambolesc, llamado Rocatocha, que irónicamente reproduce las narices de los hermanos Roca, se ha transformado igualmente en una mona de Pascua. En este caso es el lado blanco, no el negro, y la forma es oval. Y el homenaje al sorbete de fresa y rosas se traduce en grageas escondidas en el interior del huevo.

Huevo de Pascua ‘Rocatocha’, de Jordi Roca. / ROCAMBOLESC

 

Este año es la tercera temporada de las monas rocambolescas. La primera vez, Roca hizo “la mona más mona”, una figura de chimpancé marrón. El pasado año los Moais, las esculturas gigantes de la Isla de Pascua, inspiraron el diseño de las monas por parte de Jordi Roca, a las que llamó Monáis, Uno de chocolate negro y otro de chocolate con leche. “Se trata de sabores puros de chocolate y almendra para que les pueda gustar a todos”, según Roca. Las esculturas comestibles están rellenas de bambolescas de almendras caramelizadas bañadas en chocolate y acabadas con una pátina de oro, emulando la sorpresa del típico huevo de Pascua.

El menor de los hermanos Roca, proclamado por The World’s 50 el mejor repostero del mundo en 2014, tiene con su esposa y también repostera Alejandra Rivas establecimientos Rocambolesc en Girona, Barcelona, Madrid y Alicante. Planea abrir un hotel con encanto en el centro de Girona dedicado al chocolate, Casa Cacao, y su mundo ha sido filmado para la nueva serie gastrodocumental de Netflix, Chef’s Table Pastry, que se estrena el próximo 13 de abril. 

 

Colección de monas de Pascua de Oriol Balaguer.

 

Otro joven maestro de la repostería vanguardista Oriol Balaguer, crea para esta Semana Santa nuevas versiones de monas de Pascua. Una colección inspirada en animales –como una rana,  una abeja, un oso panda, un cerdito, un pingüino…de diferentes tamaños y colores que se suma a las versiones más tradicionales como los huevos. Pero los huevos tienen una estética que se sale de la norma y adquiere colores de galaxias o desiertos.

Todas las monas están elaboradas a partir del chocolate que el maestro pastelero utiliza en su línea de bombones, el cacao Grand Cru, procedente de las plantaciones de cacao de Venezuela, Trinidad y Santo Tomé, además de chocolate negro y blanco.

La nueva colección de Monas y Huevos de Pascua de Oriol Balaguer puede encontrarse en sus pastelerías boutique (son como joyerías de bombones, escaparates de chocolates de alta costura) ubicadas en Barcelona y en Madrid y en la tienda gastronómica La Duquesita.

Oriol Balaguer, que formó parte del equipo de Ferran Adrià en elBulli durante siete años, vio reconocida en 2001 su creación 8 Texturas de Chocolate como Mejor Postre del Mundo; En 2014 su croissant fue elegido el Mejor Croissant Artesano de España. En 2017, consiguió el Premio al Mejor Panettone Artesano de España y en 2018, la Academia Internacional de la Gastronomía le ha reconocido con el Premio al Mejor Chef Pastelero.

Huevos de Pascua con figuras de rana y cerdito, de Oriol Balaguer.

You May Also Like

Leave a Reply